Prohibido ser pobre, un mundo de aporofobia institucional

Antonio Nepomuceno - Iu Ceuta

Prohibido ser pobre, un mundo de aporofobia institucional

En el día de hoy, en la mañana, al ojear las noticias matutinas en mi móvil, veo y leo una noticia que me ha causado un gran dolor y una huella imborrable, una noticia de un señor que ante el desalojo de una barraca construida por él mismo, barraca donde moraba sus días más desafortunados, la policía procedía a desalojarlo de tal techumbre de pobreza, esta persona ante tal desalojo ha procedido a rociarse de gasolina y pretendía quemarse a lo bonzo, al final gracias a su hermano ha desistido de tal acción y se ha evitado tal desgracia.

Ante lo acontecido, reconozco que no he podido evitar perder de mis ojos unas gotas de mis lágrimas, un sentimiento de tristeza y angustia al ponerme en la piel de esa persona, al mismo tiempo rabia, impotencia y amargura compartida.

Creo que personas como estas, que han caído en la desgracia de la pobreza lo que menos necesitan es que las echen de lugares improvisados que ellos mismo construyen, (una barraca o chabola que el mismo viento lo puede tirar y desaparecer al instante) a menos que los organismos competentes al hacerlo le den techo y asistencia que tanto necesita y demanda de vivienda como las de este pobre hombre.

A mí me da mucha tristeza todo esto, primero por la situación personal de esta persona y segundo al ver que nuestra sociedad o sistema que impera en nuestra sociedad no protege a estas personas, por tercero que se incumpla sistemáticamente nuestra constitución y los derechos que emanan desde el inicio de nuestra transición.

Con todo ello siento rabia e impotencia, al ver que todo esto es imparable al constatar de primera mano la terrible situación por la que atraviesa Ceuta, si alguien tiene la tentación de expresar el comodín de la aporofobia, ese que expresa siempre el entrecomillado “drogadicto, borracho, flojo, perdedor” si alguien sostiene esa idea preconcebida desde el odio prejuicioso a los más pobres, si es así, que sepa que en esta Ciudad la pobreza es algo que debiera tomarse en cuenta, muy en cuenta, debido al alarmante crecimiento que la pobreza deja en Ceuta,  aunque fueran ciertos tales prejuicios se debiera actuar de la mejor forma, la de cuidar de los nuestros y ayudar a estas personas, no hay excusas que valgan, nuestra constitución no es prejuiciosa.

Esto debiera ser ya una razón de estado y de peso para que en Ceuta tuviéramos un plan de emergencia social, donde todos los recursos de Ceuta y el estado se pusieran a disposición para erradicar todos estos males que nos azotan.

Quien quiera mirar para otro lado que lo haga, pero ni yo ni mis compañeros de IU Ceuta dejaremos de luchar por la justicia social.

Es para que nos lo hagamos mirar y bien que lo deberíamos hacer con profundidad en tales casos, hay fieras del campo, animales que ellos mismos desde sus instintos naturales crean su hogar tanto para ellos como sus retoños, en tal orden natural dichas especias se organizan de forma natural para perpetuar su supervivencia y su progenie, al parecer con cosas como esta aprendo que los animales sin tener raciocinio o la inteligencia humana actúan más sensatamente que el ser humano, dando a lugar una generación sin segmentos morales que palíen tanto mal, donde se dejan a los seres humanos con menos derechos a los que la propia naturaleza deja las especies animales.

Entiendo que la ley determine que un ser humano no debe vivir en una barraca construida por sí misma,  por un motivo habitacional y entiendo que la ley en ese sentido pretenda proteger a estas personas de una posible desgracia, como la de un incendio o la del derrumbe del habitáculo que causara la desgracia de los moradores de dichas tinieblas, por entender entiendo que al no tener cédula de habitabilidad es impropio que un ser humano pueda vivir en tales circunstancias, ahora bien, lo que no puedo comprender es que con ese celo legal se les eche de esa techumbre y se le tire a la calle sin más, porque ilegal puede ser esa chabola, pero a tenor de nuestra constitución también debiera ser ilegal dejar en desamparo a estas personas.

He visto las fotos, de tal noticia y una cosa que me ha dejado más entristecido es el rostro de los policías que cumplen con las órdenes del inframundo político y social, rostros desencajados y tristes, no hay que ser fisonomista o expertos en expresiones faciales para ver que esos policías sentían tristeza, mucho más viendo la agonía de esa persona que pretendía en su desesperación quitarse la vida con el fuego doloroso y mortal que dispensa la pobreza, en esas miradas de esos agentes se respira impotencia, ellos deben velar del orden y de la paz social, se ve en sus rostros una pérdida de su función, de alguna manera  se ve en sus caras un sesgo de humanidad pero al tiempo en sus rostros se ve también esa tristeza que yo siento ahora, al menos eso creo ver, o que el fotógrafo es un profesional y ha sacado ese lado de sentimientos.

No, no puede ser que sigamos así, harto estoy de ver a esos gatos de las política relamiéndose mutuamente y escupiendo sus bolas de pelo contra la sociedad.

Encima de todo tenemos el bichito del Covd-19 encima, los más vulnerables son personas como estas que se tiene que acoger a un toque de queda que por sus circunstancias no van a poder cumplir, no porque él no quiera, sino porque se le niega un derecho, sería irónico que esta persona fuese multada por deambular en la noche cuando no tienen donde caerse muerto.

Como última reflexión, diré que no nos podemos sentir orgullosos ni de nuestra democracia, ni de nuestra bandera, ni de nada identitario, mientras estas situaciones se sigan repitiendo, el día que esto ya no ocurra será la señal de que estemos viviendo en una sociedad plenamente próspera y fuerte, mientras tanto sólo nos queda soñar y luchar porque nuestros sueños se cumplan, mis sueños son que vivamos todos en un mundo justo y fraterno, donde todos cuidemos de todos.

Ver resultados

like
0
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
2
wow
0