“COVID-19. La banca siempre gana”

No es extraño pues que infinidad de personas piensen que el dinero es otro producto industrial catalogándolo como el mayor fraude a la humanidad jamás ejecutado.

“COVID-19. La banca siempre gana”

COVID-19 ¿enfermedad o hay tantos intereses detrás como gotas en el mar? V

“De esta manera el mundo fue creado.” De la Tabla de Esmeralda” texto breve atribuido Hermes Trismegisto.

La frase no tiene mucho que explicar, cada una la sentirá según su propio contexto existencial. Quizás añadir, para ser manipulado por el hombre. Y ponerla frente a esta otra del “Lobo Estepario” de Hermann Hesse, A los verdaderos hombres no les pertenece nada. El tiempo y el dinero pertenece a los mediocres y superficiales.”  

¿El dinero lo arregla todo o por el contario lo estropea? I

Al hablar de dinero nos estamos refiriendo a la Banca, Bolsa, el sistema económico en general. Comenzaré con un poco de historia. Pero antes de ello me gustaría que reflexionaran unos minutos sobre la siguiente cuestión antes de seguir leyendo. ¿La sociedad necesita del dinero tal y cómo existe ahora? Es más ¿el dinero es necesario para la vida?

Las primeras monedas surgen, aproximadamente, en el siglo VII A.C en Lidia. Actual Turquía. Fabricadas a partir de una aleación de oro y plata, electro. Y acuñadas a martillo con su peso y la marca de la autoridad emisora. Con el paso de los siglos estos metales fueron sustituidos por aleaciones más baratas y tras éstas llegó el papel moneda. Siglo XVII, Suecia. Nacía el sistema fiduciario. Basado en la confianza. Se actuaba en base a un valor numérico impreso en un pedazo de papel. Durante bastante tiempo el patrón oro conviviría con él. El patrón oro era un sistema monetario en el que existía reciprocidad en el cambio entre oro y billetes. Es decir, que el valor de cada unidad monetaria se fija en términos de una cantidad de oro concreta. Con este sistema, el emisor de la moneda garantiza que los billetes y monedas emitidos están respaldados por oro. La equivalencia dinero-oro ha sido la base del sistema financiero internacional y la garantía del mismo desde el siglo XIX. En julio de 1944 en la conferencia monetaria y financiera de las Naciones Unidas se aprueba convertir al dólar en patrón mundial, en moneda global. En 1971 se abolió definitivamente el patrón oro en EEUU.

No es extraño pues que infinidad de personas piensen que el dinero es otro producto industrial catalogándolo como el mayor fraude a la humanidad jamás ejecutado.

Algunas os estaréis preguntando ¿antes del dinero qué? Lo primero que surgió fue el trueque. Este era la acción de entregar una cosa y recibir otra a cambio. Se utilizaba entre pueblos, familias y personas. La primera condición para que se produjera el trueque según estudios de eruditos investigadores era el excedente. Yo, sin embargo, considero que era el binomio necesidad/posibilidad. Tras él llegó el intercambio. Para ello era imprescindible la creación de patrones de valor. Diversos elementos materiales fueron las referencias, cereales como el trigo, el ganado, conchas marinas, semillas de cacao, especias (sal, clavo, pimienta…) usándose en distintos tipos de transacciones de costo y pago. El término salario se origina en el hecho de que durante el Imperio Romano era usual pagar a los soldados y funcionarios públicos con sal. La sal era de suma importancia teniendo múltiples funciones como conservar los alimentos, sazonar, evitar la deshidratación, antiséptico para las heridas, detener hemorragias, etc. Era un producto de extremado valor.

Otro tema íntimamente relacionado es la creación de los bancos, del sistema bancario, de la Banca. Seguro que pensamos en Inglaterra, Francia o Italia, pero… fueron los babilonios los primeros que dejaron sus depósitos en manos de hombres de confianza para que los custodiaran. A cambio, les pagaban hasta una decimosexta parte de sus tesoros.

El propio código de Hammurabi (1792-1750 a. C.), uno de los primeros conjuntos de leyes de la historia, establecía que “si un hombre da a otro, plata, oro o cualquier otra cosa para guardar, deberá mostrárselo a un testigo y establecer el contrato antes de realizar el depósito”. Esta legislación establecía límites a los tipos de interés de los préstamos que se efectuaban en aquella época, así como las consecuencias de sus impagos.

De hecho, algunos autores consideran el templo del Dios Sol como el primer banco del mundo.

Igualmente, el nacimiento de la banca moderna tiene que ver, en cierto modo, con la religión. Las cruzadas fueron las “responsables”. Los peregrinos cristianos debían recorrer toda Europa para llegar a Tierra Santa necesitando acceder a sus bienes en muy distintos lugares. Los templarios se convirtieron en la solución a sus problemas. Administraban depósitos de sus clientes, realizando una gestión completa de los fondos. Incluso efectuaban préstamos. También las cruzadas estaban en el origen de la actividad bancaria que floreció en Italia con la llegada del Renacimiento. Venecia, Florencia y Génova habían acumulado una gran cantidad de riqueza gracias al envío de tropas rumbo a estas misiones y al comercio marítimo. Hasta aquí historia. Instructiva, amena y con la objetividad de quienes la escriben. ¿Para qué ha servido esta larga introducción? Para intentar que los lectores sean conscientes de que la economía es un constructo sociocultural con la única finalidad de mantener un orden jerárquico que perpetúe en el poder a los poderosos. A quienes han inventado este juego de dominación de la humanidad. A los tramposos más grandes del Universo que ponen y quitan gobiernos manipulando la economía. Que crean estados de opinión y de alarma usando la economía. Que modifican las reglas de su propio juego a conveniencia cada vez que les parece y que tienen un único objetivo, la esclavitud de la mayor parte de la humanidad intentando que no seamos conscientes de ello. A los que, de momento, continúan teniendo el control.

El protagonista del “Lobo Estepario”, Harry, no encaja en el mundo ni en la realidad que le ha tocado vivir. En su soledad se encuentra a sí mismo. La sociedad de masas parece no dejar lugar para los intelectuales o las personas sensibles. ¿Cuántas de las que estáis leyendo esto os identificáis con él?

Insisto, A los verdaderos hombres no les pertenece nada. El tiempo y el dinero pertenece a los mediocres y superficiales.”  Hermann Hesse.

Continuará….

Ramón Rodríguez Casaubón

Ver resultados

like
1
dislike
0
love
0
funny
0
angry
0
sad
0
wow
0